EspecialesFrutos secos y semillas

Queso de anacardos

Por 22 febrero, 2020Sin comentarios
Queso de anacardos

Que podría ser un queso curado…según tu paciencia

Con lo que a mi me gustan los quesos, no sé cómo no he subido todavía ninguna receta de queso curado!!

Bueno, pues aquí la tenemos, esta receta te servirá para hacer quesos de frutos secos, yo he elegido anacardos pero podría ser de almendras, a mi hija le encanta el de nueces de macadamia.

Realmente no es difícil, pero sí necesita varias elaboraciones y, de verdad, una buena dosis de paciencia, porque todos los procesos necesitan de un reposo. Es importante también que el proceso sea muy limpio, vamos a fermentar y si tu masa no está bien protegida podría contaminarse y salirle moho, a mi no me ha pasado nunca, pero se puede dar.

Ingredientes

  • 200 gr anacardos crudos
  • 4 cápsulas de probióticos
  • 1/4 taza de agua
  • 1 cdita sal
  • 1 cda de levadura nutricional
  • 8 o 10 gotas de aroma de queso (opcional)
  • Tela de gasa

Elaboración

  1. Pon los anacardos en agua y deja reposar, al menos, 10 o 12 horas. Lo genial es hacerlo por la noche y así, por la mañana, ya están listos para empezar con la masa.
  2. Pasado el tiempo, lava y escurre bien los anacardos. Ponlos en el vaso de la batidora, añade el contenido de 4 cápsulas de probióticos y 1/4 de taza de agua. Bate hasta tener una masa homogénea y sin grumos.
  3. Pasa la masa a una tela de gasa bien limpia, cierra por arriba con un nudo y déjalo encima de un colador (es posible que suelte agua). Debe estar en un lugar templado y sin corrientes de aire, aquí empieza el proceso de fermentación que durará entre 24 y 48 horas en función de la temperatura. Irás viendo que la masa adquiere un olor ácido, es normal, también pueden salirle una especie de burbujas.
  4. Pasado el tiempo de fermentación, vierte la masa en un bol de cristal y añades  la sal, la levadura nutricional y si tienes unas gotas de aroma de queso.
  5. Forra un aro de emplatar con papel film, vierte dentro el queso y tápalo con el mismo papel. Pásalo a la nevera sobre un plato, en este momento empieza el tiempo de curación y es cuando tu queso irá tomando consistencia. Aún está demasiado tierno, es una crema todavía.
  6. Pasadas las primeras 24 horas, y con la acción del frío, el queso ya estará más duro, ve dándole la vuelta a diario.
  7. Cuando veas que al tacto ha endurecido un poco, lo suficiente para cogerlo con las manos y que no se te rompa o se deshaga, sácalo del film y ponlo en un tupper, sin tapa, con rejilla debajo, así irá secando de manera uniforme. Continúa dándole vueltas hasta que lo vayas a comer. Tendrá una buena consistencia pasadas, al menos, dos o tres semanas, pero cuanto más tiempo lo dejes, más curado estará y por tanto más duro y más sabroso.

Este queso es una maravilla que te dejará sin palabras. Después del proceso de fermentación (las primeras 24 o 48 horas) podría comerse como queso untable, una crema de queso tipo Philadelphia. En ese momento, podemos añadir otros elementos para dar sabor, por ejemplo pimentón, ajo en polvo, cebolla, polvo de tomate….

Pasadas las primeras 24 o 48 horas de curación en el frigo, una vez que tiene cuerpo y lo puedes manejar con las manos, también puedes añadir otros elementos al exterior, como rebozarlo en pimentón, eneldo, orégano, tomillo, hierbas provenzales… qué se yo!! las posibilidades son tantas como tu imaginación y ganas de descubrir nuevos sabores.

Los anacardos tienen un contenido alto en grasas, como todos los frutos secos, y son grasas saludables, principalmente Omega 6. Además aportan proteína, minerales como hierro, magnesio, zinc, fósforo, potasio… y vitaminas fundamentalmente E y del grupo B. Mejoran la circulación y tienen propiedades antiinflamatorias, antitrombóticas y vasodilatadoras.  En algunos países se conocen como Castañas de Caja

Cocinar es de Guapas - Logo 300

Escrito por: Beba
Cocinar es de Guapas – Febrero 2020

Deja una respuesta